Cómo emprender un proyecto de Diseño y Construcción Integral

El secreto del éxito: tener el equipo adecuado

Contar con el equipo de trabajo adecuado constituye el secreto del éxito para cualquier proyecto bajo el enfoque Diseño y Construcción Integral. Esto significa, un grupo de personas comprometidas en llevar adelante el proyecto, que puedan hacer frente a las necesidades de todos sus miembros para lograr satisfacer los objetivos e ideales del cliente. El equipo correcto, guiado por objetivos claros y concretos, enfocados en una dinámica de cooperación y beneficio mutuo, es la clave elemental para lograr el éxito de cualquier proyecto.

Todos los miembros del equipo de trabajo tienen que ser personas experimentadas en sus áreas, deben ser capaces de desarrollar sinergia como grupo y, lo que es más importante, deben ser capaces de pensar “fuera de la caja”: plantear ideas y soluciones creativas, que incorporen el mejor balance entre costos, funcionalidad, seguridad, eficiencia y mantenimiento.

El compromiso y la cooperación también son importantes. El trabajo en conjunto de los arquitectos, diseñadores y constructores debe anticipar los problemas que puedan llegar a surgir, encarar los desafíos y buscar las soluciones efectivas.

Definir objetivos, necesidades y expectativas

La metodología de Diseño y Construcción Integral otorga al cliente un mejor control del tiempo y del presupuesto invertido en el proyecto. Sin embargo, la calidad en que se lo lleve adelante puede variar si los objetivos del equipo integral no están definidas correctamente. Esto significa que el equipo de trabajo tiene que tener un enfoque detallado de las necesidades y expectativas del cliente desde el primer momento. ¿Qué se quiere lograr?, ¿cómo quieren hacerlo?, ¿cuál es el presupuesto asignado?, ¿cuáles son las variables que se deben tener en cuenta?, ¿con cuántas personas contamos en el equipo?, entre otras preguntas, deben ser aclaradas para lograr una buena alineación y enfoque.

Tomar decisiones rápidas y en el momento correcto

Otro factor importante que interviene en la implementación exitosa del DCI es la puntualidad. El proyecto se mueve rápido, por lo tanto, hay que tomar decisiones rápidamente. Cuanto menos tiempo se pierda entre la identificación de un problema, la evaluación de sus soluciones posibles y la toma de decisiones informadas, mejor. Cada segundo ganado, es dinero ahorrado y reinvertido en el proyecto.

En resumen, ¿qué necesitamos para empezar nuestro proyecto con el enfoque DCI?

  • Un proyecto de trabajo específico y bien definido
  • Habilidad para tomar decisiones rápidas y concretas
  • Un equipo de trabajo conformado por personas capacitadas y con experiencia, plenamente comprometidas con las necesidades y objetivos establecidos por el propietario del proyecto
  • Una gama específica de responsabilidades para cada miembro del equipo y criterios razonables de medición

Tweets recientes