Pasos previos a la contratación de un arquitecto

contratacion de un arquitecto

Antes de concretar una entrevista para la contratación de un arquitecto, es importante que se puedan definir criterios básicos con respecto al proyecto que se quiere realizar ya que los arquitectos van a necesitar ciertas informaciones claves para entender mejor las dimensiones del trabajo: objetivos, presupuesto disponible, plazos de entrega, estilos de diseño, entre otros factores. En los siguientes párrafos analizamos las preguntas claves para lograr entender como contratar un arquitecto de forma efectiva.

Para la contratación de un arquitecto hay que comenzar por pensar en cuáles son los detalles que ya se conocen sobre el proyecto. Si esto no está muy claro, se debería poder identificar cuáles son las prioridades a realizar. Para ayudar a nuestros clientes con este paso previo, recolectamos una serie de preguntas que pueden servir como guía mental para definir las características del proyecto. Además, estas respuestas van a ser claves para entender las necesidades de diseño que requiere el trabajo. Compartimos los pasos previos a la contratación de un arquitecto:

El proyecto: ideas, visión y preocupaciones

Antes de tener la reunión inicial para contratar un arquitecto, hay que definir las dimensiones y características del proyecto a realizar. Dentro de esto tenemos que tener en cuenta factores como cuál es la finalidad de la obra, cuáles son las ideas previas que tengo al respecto, que se quiere lograr con la construcción y cuáles son las preocupaciones que tengo sobre la misma.

También es importante tener los datos numéricos claves tales como las dimensiones del terreno en el que quiero construir y el área del espacio que quiero crear. Además, sería excelente contar con ideas específicas sobre las actividades que se quieren realizar en esos espacios, la función que cumplirá cada uno de ellos, el carácter que queremos transmitir y cómo debería ser el acabado final.

Preferencias de diseño

Este punto radica exclusivamente en la subjetividad de cada persona. Implica conocer cuáles son las preferencias estéticas, emocionales y prácticas que se desea plasmar en el proyecto. Los gustos y estilos de diseño varían de persona a persona, de la misma manera varían de arquitecto en arquitecto. Por eso, es importante poder definir desde el inicio cuál es el estilo que se quiere proyectar en el trabajo: un edificio moderno, uno más tradicional, un estilo minimalista, o francés, entre otros. Las fotos ayudan muchísimo al tratar de mostrar lo que se quiere lograr y lo que no, por lo tanto no dude en llevarlas a su entrevista al contratar un arquitecto.

Flujo de decisiones y recursos disponibles

Es importante poder entender bien dos factores claves: el flujo de decisiones y los recursos disponibles. Sobre la toma de decisiones, es fundamental dejar bien en claro quién es la persona que tomará las decisiones críticas, ya sea una persona en particular, un comité de trabajo o el propio arquitecto. No hay un método específico para esto sino que más bien depende de la forma de trabajo que se quiera implementar. En un enfoque de Diseño y Construcción Integral, el éxito de las decisiones radica en la actitud de todos los involucrados en el proyecto ya que todas las decisiones, el pensar y el actuar se hacen como una sola entidad.

Con respecto a los recursos, tenemos que tener bien en claro de dónde provienen los recursos financieros para crear y operar el proyecto, además de los plazos disponibles y el presupuesto general. Hay que tener en cuenta también el hecho de implementar, o no, tecnologías de diseño sostenible en el edificio a construir que si bien hacen que el proyecto sea más caro, estos sistemas de ahorro de energía constituyen, a la larga, ahorros operacionales que se pagan solos con el tiempo.

Es importante mencionar también que mediante el enfoque de Diseño y Construcción Integral se puede optimizar recursos ya que el diseñador y el constructor trabajan en un mismo equipo desde la concepción del proyecto. De esta manera, en vez de reducir el alcance y las especificaciones del proyecto para ajustarse al presupuesto del cliente, como lo hace un constructor en el modelo tradicional, el equipo diseñador-constructor elabora desde el inicio un proyecto que optimiza al máximo los recursos del cliente mediante la coordinación efectiva y optimización de los esfuerzos del diseño y de la construcción, superponiendo estas fases, en la medida de lo posible, lo que genera una reducción de tiempos y como consecuencia, de costos.

Experiencias pasadas

En la entrevista para la contratación de un arquitecto, no hay que dejar de mencionar las experiencias pasadas con respecto al diseño y construcción de algún otro edificio. En el caso de que esta sea su primera experiencia, conviene mencionar esto y hacer mucho foco en cuáles son los esperables que desea lograr, cuáles son las metas y los objetivos de su proyecto y cómo espera que sea la relación con el arquitecto. En el caso de que ya haya tenido una experiencia previa, sería óptimo poder resaltar si la experiencia fue positiva y qué factores influyeron para que así sea. Si la experiencia fue decepcionante de alguna manera, comentar las razones y cómo se puede evitar repetirlas.

Una vez que se tenga una idea más clara de cómo encarar nuestro proyecto, mediante las respuestas a las preguntas planteadas más arriba, podemos prepararnos para la entrevista que, a su vez, conlleva otra serie de preguntas que tenemos que hacer para contratar el arquitecto correcto.

Tweets recientes